lunes, 21 de abril de 2014

DOLOR DE CUELLO EN LA OFICINA


El  dolor de cuello es un problema común en la sociedad actual , y es cada vez mas frecuente en aquellas personas que se sientan en un escritorio o delante de un ordenador día tras día. En estos casos, el dolor que están experimentando no es provocado por un accidente, una lesión antigua, o un movimiento extremo o repetitivo. El problema en cambio, es provocado justamente por lo contrario, por la falta de movimiento.


Permanecer sentado en un escritorio todo el, día mirando un ordenador, a menudo se traduce en una postura que es cualquier cosa menos que ideal para el cuello. El patrón típico es la postura de hombros redondeados y la  barbilla adelantada es decir, sobresaliendo hacia la pantalla, en lugar de tener la cabeza recta  directamente sobre el cuello que sería lo ideal. Tener la cabeza adelantada supone tensión adicional en los músculos del cuello, la frente y la espalda, que actúan como sosten de la cabeza. Es este aumento de la tensión muscular lo que causa la mayoría de molestias, que pueden convertirse en dolores de cabeza y hormigueo o sensación de entumecimiento en brazos y manos.




La solución ideal sería la  evaluación ergonómica del espacio de trabajo, pero mientras tanto es posible realizar ciertas actividades que ayuden a paliar el problema:



1.- Movimiento



La cosa más importante para evitar el entumecimiento y la sensación de molestia que precede el dolor es moverse. Levántese de su escritorio y muévase. De una vuelta  alrededor de la oficina, vaya al baño, prepárese una taza de té o café, en fin, cualquier cosa para conseguir alejarse de su escritorio durante unos  minutos. En el caso de no poder moverse del puesto de trabajo, es útil hacer una serie de ejercicios de movimiento suave de la cabeza para tratar de aliviar la tensión muscular. Mirar hacia arriba, abajo y sobre cada hombro un par de veces, a continuación hacer círculos de cabeza completa, primero hacia la derecha y después en dirección contraria. Es bueno moverse algunos minutos cada hora por lo menos.




2.- Estiramientos



Además de los movimientos antes mencionados, algunos estiramientos específicos para el cuello ayudarán aún más a aliviar el dolor. Comience con una flexión del cuello ( juntando el pecho con la barbilla ), luego flexión lateral (acercando la oreja hacia cada hombro) y un ligero estiramiento de esternocleidomastoideos (llevando suavemente la cabeza hacia atrás). Todos los grupos musculares que intervienen en estos estiramientos suelen estar contracturados en aquellas personas que sufren dolores de cuello. Mantenga cada estiramiento por 20 segundos y repita dos veces.
3.- Postura


Concéntrese en su postura actual . Sin moverse, tome conciencia de la manera cómo se colocan la cabeza, el cuello y los hombros. Si siente que la postura no es la ideal corrijase usted mismo. Tire los hombros hacia atrás y asegúrese de que está sentado en posición vertical. Meta la barbilla hacia dentro y hacia abajo y lleve la cabeza hacia atrás, directamente sobre el cuello. Trate de mantener la parte de atrás de su cabeza en ligero contacto con el reposa cabeza de su silla, si esta tiene.


4.- Terapia de puntos gatillo


 Los puntos gatillo se desarrollan debido a la tensión muscular repetida y son a menudo fuente de dolor local y referido en el cuello, los hombros y los brazos. Se distinguen al tacto como  bultos mas densos dentro del vientre muscular y responden con un dolor agudo cuando se aplica presión sobre ellos.  Los mas comunes se localizan generalmente en las fibras superiores del trapecio y los elevadores de la escápula entre el cuello y el hombro.



La técnica de los Trigger Points o puntos gatillo es una forma de tratamiento utilizada por los terapeutas de masaje para ayudar a desactivar estos puntos desencadenantes y por lo tanto reducir el dolor en los músculos afectados. 



5.- Calor


La aplicación de calor localizado ayuda a aliviar la tensión muscular y el dolor. Usando algún objeto que conserve el calor, como por ejemplo una  pequeña botella de agua caliente, una bolsa de semillas de cereza o similar, aplíquelo al cuello y hombros cuando están tensos . Los músculos calientes también serán mas receptivos a los estiramientos por lo que obtendrá un doble beneficio al realizar una corta rutina de stretching después de haber aplicado 10 o 15 minutos de calor.



Si bien estas no son soluciones a largo plazo para eliminar las molestias en cuello, espalda superior y hombros debidas a malas posturas, son al menos un punto de partida para resolver el problema. Una solución definitiva pasa por  acudir a un médico y a un masajista titulado, así como una evaluación ergonómica del puesto físico de trabajo y la realización de un régimen de ejercicio supervisado.


Fuente:
http://www.sportsinjuryclinic.net